Purificación del electrolito de cobre

Durante el proceso de refinado del cobre, las impurezas presentes en el ánodo se disuelven o forman fangos. Cuando el arsénico, el antimonio y el bismuto entran en el electrolito, pueden ser sometidos a diferentes reacciones en función de sus concentraciones y de la presencia de otros elementos. El arsénico entra como As (III) y se oxida gradualmente a As (V). En estas circunstancias, se pueden formar arseniatos insolubles con antimonio y bismuto que pueden provocar problemas como la obstrucción de los tubos de rayos catódicos o defectos en la electrólisis. Algunas empresas han llevado a cabo procesos de purificación en varias etapas, incluyendo técnicas de intercambio ionico, para intentar eliminar estas impurezas. Desafortunadamente, problemas como el envenenamiento de las resinas y el uso de ácidos de alta regeneración han provocado que estos procesos sean difíciles de realizar y tengan un coste elevado.

Enviolet ha desarrollado un método que evita estos problemas. Las empresas recibirán un proceso de purificación del electrolito de cobre que elimina el antimonio y el bismuto. Enviolet trabaja exclusivamente con resinas Lewetit.

El reciclado del eluyente, el cual alcanza valores del 80% mediante este procedimiento, es un paso crucial para hacer el proceso económicamente viable.