Fotólisis directa

Junto con las reacciones que se producen utilizando radicales OH (generados a partir de H2O2), la fotólisis directa de los compuestos del agua mediante radiación ultravioleta juega también un papel importante en los procesos de eliminación a través de oxidación UV. Asumiendo que se produce la suficiente absorción de estas sustancias, éstas pueden ser, posterior y selectivamente, destruidas mediante oxidación. Ésto representa una ventaja ya que permite la oxidación selectiva de componentes tóxicos de forma más efectiva y menos costosa.
 

 

Ejemplos de fotólisis directa de contaminantes:

EDTA (ácido etilendiaminotetraacético).

Esta reacción inicia la transformación del EDTA, virtualmente no biodegradable, en NTA, que es posible eliminar en la zona biológica de una planta de tratamiento de aguas residuales. Con un ciclo de oxidación adicional, el EDTA se vuelve completamente mineralizable.

 

DMSO (Dimetil sulfóxido)

 

NDMA (N-Nitrosodimetilamina)

 

La DMSO y la NDMA son destruidas directamente bajo la acción de la luz ultravioleta y se oxida en reacciones posteriores.