UV-Anwendungen

AOP-Prozess

Principio de los baños de reciclaje

Los baños de reciclaje se basan en un principio muy simple:

Durante la oxidación de los contaminantes, se libera calor que se utilizará para la producción de un concentrado puro (=electrolito nuevo) y del destilado. Éste último se emplea como agua de aclarado y el concentrado es una solución en la que sólo los aditivos orgánicos tienen que ser añadidos antes de usarse.

Hasta ahora, esta tecnología se aplica a baños Watts de níquel y baños ácidos de cobre.

 

Reciclaje de electrolitos ácido de cobre

Nuestra tecnología de proceso UV ofrece muchas posibilidades para el tratamiento de baños de cobre ácido. El método más simple de reciclaje es la oxidación UV al permitir eliminar la materia orgánica formada en el proceso de recubrimiento. Ésto hace que este sistema posea un elevado nivel de producción y calidad. Una característica adicional del evaporador UV es el reciclaje integrado del agua de lavado. Una parte de ésta (o toda, dependiendo del proceso de diseño) puede ser devuleta al proceso de producción evitando los costes del tratamiento de aguas residuales.

A través de todos estos métodos, los productos orgánicos se eliminan y la calidad del recubrimiento puede alcanzar valores de hasta el 100%. Este hecho implica que la cantidad de residuos generada va a ser mínima y, por ello, los costes de producción también lo serán. Si el agua de aclarado se recicla, los costos de eliminación de desperdicios pueden reducirse aún más.

 

Reciclaje de baños de níquel

Nuestro evaporador UV es la respuesta adecuada a los elevados precios de las materias primas.

Los baños Watts de níquel poseen una eficacia muy alta al generar una cantidad mínima de residuos y eliminar de forma permanente la materia orgánica que puede causar interferencias. La alta calidad de las capas aumenta los campos de aplicaciones y el tiempo de vida útil del baño, lo que implica una reducción de los costes de producción. Los restos de las materias primas presentes en el agua de aclarado son reciclados y devueltos a la solución de deposición. Por lo tanto, los gastos de eliminación se reducen y se incrementa la eficiencia de las materias primas.

Incluso sin reciclar el agua de aclarado en el proceso de galvanoplastia, la eliminación de los contaminantes orgánicos (materia orgánica que causa la interferencia) conduce a un electrolito de trabajo de alto rendimiento con un mínimo de residuos.

Otra ventaja adicional de esta técnica es que el baño de níquel billante tratado, también se puede emplear como electrolito semi-brillante, mate o satinado.